Pide cita o información

Reducción mamaria

¿Qué es una reducción mamaria o reducción de pecho?

La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo la reducción y remodelamiento de las mamas buscando una proporcionalidad con el cuerpo femenino.

Muchas mujeres padecen problemas de salud reales, ya sea, por ejemplo, dolores de espalda y hombros por disponer de un pecho demasiado grande de forma natural. Esto lleva a la necesidad de acudir a esta intervención para tener una mejor calidad de vida y disfrutar de un pecho visualmente estético, sin necesidad de sufrir ningún tipo de molestias.

¿Se necesitan implantar prótesis de mama para una reducción de pecho?

Algunas pacientes asocian directamente una intervención de mama con la necesidad de uso de prótesis, pero, en gran parte de estas cirugías, no es necesario. En el caso concreto de la reducción de pecho generalmente no hay motivo para el uso de implantes de mama. Gracias a la extirpación del tejido mamario sobrante, la grasa y la piel será suficiente para un buen resultado en la mayoría de los pacientes.

No obstante, sí que es cierto, que para algunos casos puede ser necesario el uso de prótesis para realizar la reducción de pecho. Esto puede resultar a primera vista contradictorio, pero cuando una mama presenta, no solo un tamaño excesivo, sino además piel flácida o distendida será útil un implante de mama. Esto se debe a que puede aportar un mayor volumen en la mama intervenida justo allí donde es más necesario (normalmente en el polo superior). 

Teniendo todo lo anterior en cuenta, la necesidad o no de inserción de prótesis mamaria en una cirugía de reducción de pecho, será determinado por el especialista médico encargado de la operación, una vez analizado el caso concreto del paciente. 

¿Cuál es el paciente ideal para la cirugía?

Esta cirugía está recomendada para...

Si bien para esta cirugía hablamos de «estética», lo cierto es que la gran mayoría de mujeres que se someten a la misma es por motivos de salud (si bien también se dan casos solo por motivos estéticos). Esto se debe a que la existencia de unas mamas demasiado grandes pueden ocasionar: dolor y lesiones en la espalda, el cuello y los hombros; deformidades en la estructura ósea; contracturas cervicales; dificultad para realizar actividades deportivas; problemas respiratorios… Entre otros problemas más o menos importantes. Lo cual provoca que la mujer tome la iniciativa y decida poner una solución a dichos inconvenientes.

Mujer que por dolores y motivos de salud necesita reducir el tamaño de la mama

Como hemos comentado antes, la gran mayoría de pacientes de reducción mamaria, vienen por motivos de mejora de la calidad de vida y salud. Pueden o no tener unos senos grandes estéticos, pero se preocupan más por otros problemas que este excesivo y desproporcionado desarrollo mamario está provocando en su día a día.

Mujer que por motivos estéticos considera su mama demasiado grande y quiere un cambio

También existen mujeres que quieren un cambio meramente estético. Un pecho demasiado grande también puede tener efectos negativos solo a nivel visual. Hablamos por ejemplo de la conocida como ptosis mamaria (Una forma médica de hacer referencia a la caída del pecho). Con el pasar del tiempo el efecto de la gravedad afecta al pecho femenino y más cuando este es más grande, por el propio efecto de la gravedad. Por ello no es de extrañar que pacientes busquen una reducción mamaria y elevación para recuperar la turgencia y buena estética en la zona.

¿Cómo comienza todo el proceso?

La primera consulta

En una primera consulta con la Doctora Urcelay se realizará un examen mamario de la paciente, se evaluará la forma y tamaño del pecho y tórax, y se explicará de forma detenida y detallada la técnica quirúrgica adecuada al caso concreto que nos encontramos.

De esta manera, la paciente conoce todos las indicaciones y contra indicaciones tratamiento, podemos desarrollar el plan de acción y posteriormente podremos proceder a realizar la cirugía con todas las garantías de éxito y seguridad.

Por último, es importante detallar, que según la edad de la paciente a tratar, también valoraremos la mama desde el punto de vista radiológico (bien con ecografía o mamografía).

reduccion mamaria primera consulta

¿En qué consiste?

La cirugía de reducción mamaria

3 horas

General

1 noche

3-4 semanas

mamoplastia aumento cirugía

La cirugía de reducción mamaria normalmente se hace bajo anestesia general, con una noche de ingreso hospitalario y la duración de la operación es de alrededor de 3 horas.

En la cirugía de reducción mamaria, las incisiones varían desde alrededor de la areola, con una cicatriz vertical o una T invertida. El tipo de incisión será elegido por la doctora y explicado a la paciente en función del tamaño y descolgamiento (ptosis) de las mamas para conseguir una mama redondeada de tamaño adecuado a la paciente, elevando y modificando la situación y complejo areola-pezón.

En función de la técnica utilizada, adaptada al tamaño de las mamas de la paciente, se puede mantener la posibilidad de la lactancia. La sensibilidad del pezón se mantiene aunque puede quedar ligeramente alterada las primeras semanas postcirugía.

¿Qué esperar?

El postoperatorio de la reducción de pecho

La paciente es dada de alta al día siguiente, sin drenajes (en ocasiones no son necesarios) y con un sujetador especial. No es una operación dolorosa pues no se tocan estructuras musculares responsables del dolor.

La paciente deberá llevar una vida tranquila, sin esfuerzos físicos, durante las primeras  semanas siguientes a la operación. La incorporación a la vida laboral se puede realizar a los 7-10 días postoperatorios, teniendo en cuenta el esfuerzo físico que requiera el trabajo de cada paciente. Los puntos son reabsorbibles, por lo tanto no precisan ser retirados.

Durante el postoperatorio se seguirán las indicaciones de la Doctora Urcelay en cuanto a la medicación y cuidados de las heridas para obtener un resultado óptimo.

Casos reales

Antes y después de la reducción de pecho

¿Necesitas más información

Resolvemos todas tus dudas

Preguntas frecuentes reducción de pecho

Sí, para el éxito en la intervención y un buen resultado estético se hace imprescindible una elevación mamaria una vez eliminados el tejido, piel y grasa sobrantes del pecho.

En una reducción de pecho la mama no solo se reduce, sino que además se moldea y se eleva.

Para la realización de una operación de reducción mamaria como mínimo sería aconsejable esperar a la mayoría de edad (18 años), pero lo más recomendable es esperar al desarrollo completo de la mama. En casos más extremos o que dificultan realmente la vida de la mujer sí que pueden realizarse con más antelación, no obstante, concretamos, que siempre es aconsejable tener un desarrollo corporal total y una madurez psicológica que ayude a entender las consecuencias de la decisión a tomar.

El tamaño final tras la reducción mamaria dependerá de cada caso concreto y no se puede matizar de forma general. Cada paciente tiene una estructura corporal y condiciones distintas, lo cual también hace que podamos plantear más o menos tamaño del pecho en la intervención según el paciente.

Si queremos conocer el tamaño aproximado resultante tras la cirugía podremos conocerla en consulta, una vez visitado a nuestro cirujano para la posible reducción.