Pide cita o información

Mamas tuberosas

¿Qué son las mamas tuberosas?

Las mamas tuberosas o también conocidas como mamas tubulares son una rara condición física según la cual los pechos femeninos adquieren una «forma de tubo» en vez de la clásica forma redondeada que conocemos normalmente. Además, se caracterizan generalmente por un defecto de desarrollo en el polo inferior de la mama y una distancia mayor o mayor separación entre los pechos femeninos. 

Se trata de una de las anomalías más comunes entre las mujeres, lo cual conlleva a un gran número de jóvenes que vienen a consulta para buscar el tratamiento acorde para poder poner fin a esta forma anómala aparecida desde la adolescencia.

¿Cómo saber si tengo mamas tuberosas?

Para conocer si disponemos o no de las conocidas como mamas tuberosas debemos conocer las características principales de los senos que adquieren esta forma:

  • Areolas grandes
  • Gran separación entre sí
  • Base inferior estrecha (en forma de tubo)
  • En muchos casos presentan diferencias entre ambos (más o menos pronunciadas)
  • Surco submamario estrecho y alto

 

No obstante, es importante añadir, que para estar completamente seguros de que existe esta anomalía es necesario contactar con un especialista médico que nos realice una exploración y diagnóstico.

¿Cuál es el paciente ideal para la cirugía?

Esta cirugía está recomendada para...

Como hemos descrito anteriormente las mamas tuberosas tienen unas características muy concretas que determinan las personas que pueden o no pueden necesitar de la cirugía encaminada a su solución. No hay distinción de edad o procedencia, toda paciente que sufra de de mamas tuberosas puede ser una candidata a la cirugía para su corrección. 

Mujeres que sufren de mamas tuberosas y desean un cambio estético

La cirugía de mamas tuberosas permite una mejora muy significativa de la apariencia y estética de las mamas, y además sostenida en el tiempo. Es por ello que la intervención quirúrgica es un medio buscado por muchas mujeres que padecen este problema y desean un cambio a su situación actual. 

¿Cómo comienza todo el proceso?

La primera consulta

En la primera consulta, la Dra. Urcelay realiza un examen mamario a la paciente y valora el grado de tuberosidad de la misma (existen tres grados diferentes que determinan la gravedad), así como el tamaño, forma y posición del pecho y las areolas.

Posteriormente, como en todos los tratamientos en la clínica, la doctora explicará a la paciente la técnica quirúrgica más adecuada en su caso particular, el resultado esperado tras la cirugía y los beneficios e inconvenientes posibles tras la intervención.

En nuestra clínica siempre queremos tratar al paciente con la máxima atención posible y con toda la información en su mano para una correcta adecuación a sus necesidades.

mamas tuberosas primera consulta

¿En qué consiste?

La cirugía de mamas tuberosas

Entre 1 y 2 horas

General

1 noche

2-3 semanas

mamoplastia aumento cirugía

La corrección de mamas tuberosas se realiza bajo anestesia general, pudiendo ser necesario que la paciente permanezca ingresada durante 24 horas después de la operación. La intervención dura entre 1 y 2 horas.

La operación a realizar puede diferir bastante según la paciente tratada, no obstante siempre tiene una serie de objetivos en común: 

-Reconstrucción del surco mamario y descenso del mismo

-Rellenar adecuadamente el polo inferior de la mama con prótesis o grasa de la propia paciente

-Disminuir el tamaño de las areolas

-Mejorar la forma de tubo de la mama mediante incisiones en la glándula mamaria para expandirla.

¿Qué esperar?

El postoperatorio de la cirugía de mamas tuberosas

La paciente deberá llevar una vida tranquila, sin esfuerzos físicos, durante el primer mes tras la operación. Será necesario llevar una sujetador postoperatorio durante las primeras semanas tras la intervención y existirán ciertas molestias postoperatorias (principlamente la primera semana) 

Es muy conveniente que se incorpore a su actividad normal lo antes posible. Las únicas limitaciones que tendrá durante algún tiempo serán las de cargar peso, realizar actividades deportivas y los baños de inmersión.

Si bien el cambio de forma de las mamas será perceptible rápidamente (en el postoperatorio inmediato), será necesario un tiempo de espera para poder ver los resultados finales (4-6 semanas después de la intervención).

Una vez pasado todo este proceso la mujer podrá disfrutar de un pecho sin rastro de la malformación previamente visible antes de la intervención y de un resultado disfrutable en el largo plazo.

Casos reales

Antes y después de la cirugía de mamas tuberosas

¿Necesitas más información

Resolvemos todas tus dudas

Preguntas frecuentes mamas tuberosas

Las mamas tuberosas se deben a la existencia de una alteración genética en el tejido de la glándula mamaria, la cual impide un desarrollo normal de la misma en la época de la adolescencia femenina.

Cuando una paciente sufre de mamas tuberosas, en la unión del pecho al músculo pectoral, se halla un anillo fibroso que evita que el tejido adiposo se distribuya de la forma pertinente. Esto hará que vaya constriñéndose a medida que va aumentando de tamaño y que la grasa vaya desplazándose hacia donde la piel tiene menor resistencia, o sea, hacia el pezón.

Sí, efectivamente dentro de las mamas tuberosas tenemos diferentes grados según la deformidad existente en el pecho femenino. De esta manera encontramos:

  • Grado I: es el grado más leve y el más habitual. Implica una falta de desarrollo en el cuadrante inferior interno del pecho, la areola normalmente mira hacia abajo.
  • Grado II: la falta de desarrollo se da en la parte inferior, interna y externa de la mama, pero hay piel suficiente en el parte inferior de la mama.
  • Grado III: es como el grado II pero aquí es posible observar una deficiencia en la piel en la zona subareolar.
  • Grado IV: se trata de un grado severo y en el que los cuatro cuadrantes mamarios se ven afectados y atróficos.

Cuando hablamos de mamas tuberosas, hablamos de una anomalía benigna de las mamas, lo cual no puede ser causa de tumores u otros problemas cancerigenos asociados. Las consecuencias principales de sufrir esta alteración son estéticas, lo que sí puede dar luego a problemas de autoetima, complejos o inseguridades y a una falta de confianza a nivel psicológico.

A nivel médico lo más recomendable es esperar a la mayoría de edad de la paciente (18 años). Esto se debe a que, antes de intervenir, siempre debemos estar seguros de que la paciente ya se ha desarrollado por completo a nivel hormonal. De no ser el caso, podríamos intervenir y meses o años posteriores ver cambios sustanciales en la mama producidos por este desarrollo hormonal pendiente.