Dra. Pilar Urcelay - Preguntas frecuentes sobre cirugía íntima femenina que llegan a mi consulta

Preguntas frecuentes sobre cirugía íntima femenina que llegan a mi consulta

16 agosto 2019

Reducción de labios menores, liposucción de monte de venus o rejuvenecimiento vaginal. A pesar de que cada año crece el número de mujeres que se someten a algún tipo de cirugía íntima, todavía son muchas las preguntas que recibo sobre estas técnicas. 

He seleccionado algunas cuestiones de aquellos aspectos que suscitan mayor interés sobre cirugía íntima, y que llegan a mí con mayor frecuencia. Si estás pensando en someterte a una intervención de este tipo, puede que también resuelva alguna de tus inquietudes en este post.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza? Los procedimientos habituales en estas intervenciones son sencillos y de corta duración, por lo que tan solo requieren de sedación y anestesia local. Solo en los casos más complicados y aislados, como puede suceder en ciertas operaciones de vaginoplastia, puede ser necesario aplicar anestesia general, ya que con esta técnica intentamos unir los músculos que componen el canal vaginal, que han perdido su tonicidad. Ten en cuenta que cada mujer es distinta a las demás, por eso es tan importante hacer un correcto análisis del estado y la forma de la vagina, en la primera consulta.

¿Tengo que quedarme ingresada? Las distintas técnicas que aplico en este tipo de cirugía plástica suelen tener una duración de entre 30 a 40 minutos, por lo que el ingreso es ambulatorio, es decir, lo que dure la operación. Así, una vez terminada la intervención saldrás despierta del quirófano y podrás volver a tu casa.

¿Hay límite de edad? No existe un límite de edad establecido. Sin embargo, mi recomendación es realizarla entre los 20, cuando el cuerpo y los genitales femeninos están ya formados,  y los 60 años. Solo en caso de que exista algún tipo de alteración congénita o lesión podría realizarse antes de la total formación física y psicológica de la paciente, es decir, cuando aún es adolescente. Cumplidos los 60, aunque la demanda de esta cirugía cae, sí hay mujeres que desean recuperar el aspecto armónico de sus genitales o solucionar molestias producidas por el paso del tiempo.